jueves, 29 de enero de 2009

Ven, quedate ahí sentado, cerca de mi corazón...lejos de mi cabeza.
Te quiero pero vete, no te vayas lejos, entra de puntillas en mi cuarto, sal corriendo, sientate en el borde de mi cama, duerme en el sofá.
Acariciame el pelo, mirame dormir, no te acuestes a mi lado, sigue ahí sentado, no muy lejos, te puedo echar de menos...
Tapame hasta arriba, dejame me das calor.
Me encanta verte al despertar, odio cuando me despiertas...

3 comentarios:

Juls dijo...

jajajjaja..bueno,esa es la gracia dle amor, digfa lo que diga siempre está de fondo..ajaja
y bueno, seguro quer los hombres también decís lo mismo, eh?

un besito perdedor para el hombre sin vergüenza...

Agua dijo...

Contradicciones cotidianas que los enfermos de amor sufre con frequencia..habria que buscar un doctor que nos curase, no del amor, pero si de las contradicciones que nos produce :-P
Saludos!

Narkia dijo...

y así es como creo que él se siente y que sensación más extraña siento yo por dentro.
Me siento especial y querida, y a la vez sola y vacía.
Supongo que cuando las cosas empiezan a ser etiquetadas todo se jode.
Pero en fin Ál, esto sólo es el comentario, no una vía de escape para poder desahogarme.
Un abrazo, feliz finde!
Muá